Resucitado
© Rafael Ángel Marañón Barrio

[Siguiendo la estela del gran poeta sevillano (ver La antisaeta de Machado), el escritor jiennense Rafael Marañón ofrece una interesante reflexión evangélica muy apropiada para la Semana “Santa” española.]

No quiero más, Jesús, mi bienamado
Mirarte tan desnudo y ultrajado,
Ni quiero ver ya más crucificado
Tu cuerpo que ya fue glorificado.

Eterna vida me has proporcionado
Con ánimo de Dios resucitado
Y no te quiero pobre y despojado
Pues eres mi tesoro más preciado.

Yo adoro a aquel que vivo es gozo y vida;
No soy adorador de un dios ya muerto,
Ni vivo una esperanza ya perdida.

Con himnos de entusiasmo y alabanza
Te canto agradecido y jubiloso,
Gozándose mi espíritu en tu holganza.

No más adivinanza
De más tormentos, ni de atroz venganza
De Ti... sólo alegría y esperanza.

[Página Inicial] | [Índice General]
[Actualidad] | [Asuntos Contemporáneos] | [Nuestras Claves] | [Reseñas]

copyright LaExcepción.com
laexcepcion@laexcepcion.com