[Desde mayo de 2001]
laexcepcion_logo
Portada | Actualidad | Asuntos Contemporaneos | Nuestras Claves | Reseñas

 

Inicio > Asuntos Contemporáneos > Política Internacional

Verdades y mentiras sobre Siria (IV): Las armas químicas
© Guillermo Sánchez
www.laexcepcion.com (24 de octubre de 2013)

En la primera entrega de nuestra serie presentábamos las cuestiones fundamentales en relación con la situación de Siria, en la segunda explicábamos el contexto histórico e internacional del conflicto, y en la tercera nos centramos en el ataque químico del 21 de agosto de 2013. Esta cuarta entrega desmonta las acusaciones imperiales contra el gobierno sirio en relación con las armas químicas.


1. ¿Beneficiaría a Asad el utilizar armas químicas en Siria?

Meses antes del famoso ataque químico de Guta, que crisparía la campaña contra Siria en agosto pasado, el analista Charles Blair escribía en Foreign Policy el artículo "Por qué Asad no usará sus armas químicas", defendiendo una vez más desde posiciones pro imperiales la idea de que su uso en contra los rebeldes no tendría ningún sentido táctico o estratégico (S. Naarwani, Al Akhbar, 27.4.13, traducido en Rebelión, 1.5.13). Lo mismo opina Carlo Jean, ex general experto en geopolítica militar, poco sospechoso de simpatizar con Asad (Páginas Digital, 28.8.13).

Según Brian Becker, coordinador nacional de la Coalición Answer, «el gobierno sirio no usaría armas químicas sabiendo que sería detonante para la intervención militar de la OTAN. El gobierno estaba ganando la guerra» (Argenpress, 2.9.13).


2. ¿De dónde proceden las armas químicas de Asad y de los "rebeldes"?

«Las armas químicas mortales son un producto industrial complejo, totalmente fuera de las capacidades productivas de un país como Siria, y su uso conlleva la utilización de redes telemáticas de las que EEUU tiene el control incondicional en escala planetaria. Por lo tanto, hoy por hoy ningún país tiene armas químicas mortales a menos que les hayan sido procuradas por una potencia industrial (sobre todo EEUU pero también otros países industriales, incluida Italia), y ninguno puede mantenerlas en eficiencia sin el continuo apoyo técnico de quien se las haya procurado. […] Todo lo que se está diciendo sobre el uso de armas químicas en Siria es algo demasiado contaminado como para poder ser honestamente tenido en cuenta como casus belli» (Robi Ronza, Páginas Digital, 30.8.13).

«En el acuerdo sobre la convención de armas químicas de 1993 (en vigor desde 1997), se prohibía no solo su uso, sino también su fabricación. Aunque Siria en este caso no firmara dicho tratado, por sí sola no es capaz de fabricar dichas armas sin el concurso de proveedores del exterior de los productos químicos necesarios. Convendría saber quiénes o qué países cometen tal infamia en aras de un negocio tan lucrativo, como el de la fabricación y venta de armas para alimentar los centenares de guerras y conflictos en todo el mundo que engrasan a poderosas firmas mundiales —también de armamento convencional—, algunas de ellas bien conocidas. Y en este capítulo Estados Unidos sigue siendo el primer productor mundial de armamento de todo tipo en el mundo» (María Dolores Masana, El País, 8.10.13).


3. Si Asad es inocente de tantas de las atrocidades que se le atribuyen, ¿por qué no siempre permitió la libre circulación de los observadores de la ONU en su país?

«La misión de algunos observadores de las Naciones Unidas en Siria es recolectar información de los centros militares sirios, una clara prueba es la visita que realizaron al puerto de Tartus y a cuatro puntos militares estratégicos del país, a fin de extraer información. 

»Según ha indicado uno de los observadores jordanos en Siria, que colabora con el equipo de observadores de la ONU en Siria y prefirió permanecer en el anonimato, ha recalcado que "algunos miembros de la delegación de observadores de la ONU, tienen una misión de espionaje en el país árabe". 

»Adujo que "por supuesto que no todos tienen esa misión y naturalmente los demás miembros la desconocen, sin embargo, la mayoría de ellos que proviene de países occidentales, como el general Robert Mood, jefe de la misión de los observadores de la ONU en Siria son posiblemente espías". […]

»El oficial jordano ha hecho hincapié en que durante una de estas visitas, se han fotografiado imágenes de la estación de identificación de Al-Hara y en otra ocasión fotografiaron una base militar situada en las cercanías de Sheij Meskin» (Hispantv, 13.6.12).

Scott Ritter, en su día inspector de la ONU en Irak, también ha denunciado que los inspectores de la ONU, muchos de ellos con un perfil absolutamente parcial y con intereses armamentísticos occidentales, ya se dedicaron a espiar para Washington y la OTAN en Irak (Global Reseach, 18.9.13).


4. ¿Se ha propuesto Obama averiguar la verdad sobre el ataque químico?

«El presidente restó importancia a los trabajos de investigación de la ONU en el terreno. Para el primer mandatario norteamericano, esa investigación, cuyo resultado se sabrá en unas semanas, no permitirá conocer qué parte está detrás del ataque, porque esa cuestión está fuera de sus parámetros. Por esa razón, Obama dijo estar convencido de la necesidad de un ataque "limitado", pero ya» (ABC, 5.9.13). Con tal desfachatez exponía Obama su interés por "intervenir", su sorprendente anticipo de las conclusiones de los expertos y su rechazo a averiguar la verdad.

Unos días después, en las negociaciones a partir de la propuesta rusa de desarme, Obama comunica que renuncia «a señalar la responsabilidad directa de Asad en el ataque del pasado 21 de agosto con armas químicas y acepta también retirar del proyecto de resolución una referencia a que el régimen sirio respondiese por ese crimen ante la justicia internacional» (El País, 14.9.13). De este modo, vende como concesión magnánima la retirada de la incriminación a Asad, cuando en realidad están cerrando la investigación que sin lugar a dudas reflejaría que el ataque lo hicieron los rebeldes teledirigidos por la CIA.


5. ¿Qué legitimidad tiene Estados Unidos para intervenir ante un uso de armas químicas?

«Estados Unidos e Israel han utilizado profusamente las armas químicas. El mayor uso que se ha hecho de las mismas en el siglo XX ha sido, precisamente, por parte de Estados Unidos en Vietnam. Y todavía hoy pueden apreciarse las consecuencias. Asimismo, Israel utilizó el fósforo blanco en los bombardeos a Gaza. Sadam Hussein también hizo uso de armas químicas contra los kurdos e Irán con la aprobación y el suministro de los países occidentales» (Carlos Martínez, Rebelión, 7.9.13)

«¿Por qué Estados Unidos no cumple la convención firmada en 1993, en vigor desde 1997, sobre la no fabricación y almacenamiento de armas químicas y sigue siendo el primer productor y exportador mundial de armamento convencional y no convencional? ¿Y por qué junto con Inglaterra, Francia, Rusia y China (el quinteto del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas) poseen cerca del 90% del armamento mundial?» (María Dolores Masana, El País, 8.10.13).

El país que se erige en juez supremo mundial abandonó en San José, pequeña isla panameña del Océano Pacífico, «peligrosos basureros con toneladas de bombas y municiones de armas químicas –gas mostaza y agentes nerviosos, asfixiantes y venenosos– y convencionales usadas por el Ejército de Estados Unidos en experimentos bélicos durante el siglo XX, ya fuera en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) para alistar la invasión a Japón o en la guerra de Vietnam (1964-1975)», generando una terrible amenaza a la población residente (El País, 4.10.13).


6. ¿Alguien ha usado alguna vez armas peores que las químicas?

«El presidente Obama cree que quienes recurren a las armas más atroces contra las poblaciones más vulnerables del planeta deben rendir cuentas», afirmó el secretario de Estado John Kerry (El Periódico, 26.8.13).

¿Le suenan a Kerry Hiroshima y Nagasaki?


7. ¿Cómo ha reaccionado la oposición a Asad ante la entrega de los arsenales químicos por parte de Asad?

Tras aceptar el plan ruso de desarme, el gobierno sirio se ha adherido a la Convención sobre Armas Químicas, tratado internacional que prohíbe el desarrollo, producción, almacenamiento, transferencia y empleo de armas químicas en todo el mundo.

Miembros de la OPAQ (Organización para la Prohibición de Armas Químicas) «–los cuales dicen estar avanzando a buen ritmo en sus tareas de destrucción del parque de agentes sarín, mostaza y XV– han mostrado sus preocupaciones por alcanzar los depósitos situados en zonas controladas por los rebeldes» y solicitan que ambas partes favorezcan la tarea de acceso a esos arsenales. Pero al parecer los "rebeldes" no se prestan a ello. «Dos terroristas suicidas intentaron empotrar sus vehículos cargados de explosivos contra el edificio de las telecomunicaciones, sin causar víctimas. Estos ataques se producían a menos de dos kilómetros del hotel en el que miembros de la ONU y la OPAQ se encuentran alojados en este momento»  (El Mundo, 14.10.13).


8. ¿A qué responde esa reacción negativa?

Parece evidente que los terroristas pretenden obstaculizar las tareas de control de estas armas, pues quedaría en evidencia que los que las han usado sistemáticamente, y quienes se niegan a entregarlas, son ellos. Y, como estos grupos "rebeldes" no quieren ser controlados, siguen un patrón de actuación similar al del 21 de agosto, cuando lanzaron un ataque químico cerca de donde se encontraban los observadores de la ONU, ataque que atribuyeron a Asad.

Eso explica también que reaccionaran negativamente ante la entrega del Premio Nobel de la Paz a la OPAQ tanto el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (una organización mentirosa y manipuladora, como mostramos en la parte I), Rami Abderrahman, como el portavoz del Ejército "Libre" Sirio (ELS), coronel Qasem Saadedin, quien declaró: «Estamos muy molestos con la comunidad internacional, que solo se ha centrado en las armas químicas y se ha olvidado del sufrimiento del pueblo sirio» (El Mundo, 12.10.13).

Focalizar la atención en las armas químicas vino muy bien a los "rebeldes" cuando todos los medios atribuían su uso a Asad y esta mentira servía de casus belli para la intervención de Estados Unidos. Ahora que hay tantas evidencias de que son ellos quienes las usan, y el gobierno sirio ha aceptado el desarme químico, tienen miedo de quedar en evidencia y se molestan por ese énfasis en las armas químicas.


9. ¿Qué cautelas deberían suscitarnos el elogio de Kerry a Asad?

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, elogió a Bashar el Asad por el inicio de la destrucción del arsenal químico. «Pienso que aporta crédito al régimen de Asad, francamente. Es un buen comienzo y nosotros damos la bienvenida a los buenos comienzos» (El Periódico, 7.10.13).

Como señala la joven patriota siria Partisangirl, «sabes que algo estás haciendo mal cuando tu enemigo te elogia».


10. ¿Qué es lo más probable que ocurra si Asad entrega las armas químicas?

No olvidemos que Sadam Huseín y Gadafi liquidaron sus arsenales, lo cual no libró a sus países de la destrucción imperialista; y a ellos mismos, del asesinato.

«Incluso si la propuesta rusa se lleva a cabo lo más probable es que inventen otra excusa como un ataque de falsa bandera. No en vano EEUU lo ha hecho ya al menos siete veces [Ver "Cómo iniciar guerras. La falsificación de la historia en el comienzo de las guerras", CIAR, boletín 173]» (Alfredo Embid, CIAR, 13.9.13).

El director del Centro de Investigación sobre la Mundialización, Michel Chossudovsky, «cree que pese al esfuerzo diplomático internacional, EEUU no abandonará su proyecto de realizar una intervención militar en Siria» (Periodismo alternativo, 13.9.13).

No en vano, según el analista Moataz Abdelsalam del Centro egipcio de Estudios Estratégicos y Políticos Al Ahram, «las armas químicas (de Siria) creaban una especie de equilibrio estratégico frente a las armas nucleares de Israel». «Ahora ha acabado ese riesgo –reflexiona– así que creo que el desarme químico afectará positivamente a la oposición armada» (El Mundo, 12.10.13). Y tanto esa oposición, como "Israel", como el Imperio estadounidense, no permitirán que su proyecto de destrucción de Siria quede a medias.

Para escribir a los autores: laexcepcion@laexcepcion.com
© LaExcepción.com

Acceder a la serie completa “Verdades y mentiras sobre Siria”

[Portada] | [Presentación] | [Índice General]
[Actualidad] | [Asuntos Contemporáneos] | [Nuestras Claves] | [Reseñas]

copyright LaExcepción.com
correoe-e laexcepcion@laexcepcion.com
Es nuestra intención contestar todos los mensajes recibidos en LaExcepción.com.
Dado que nos llega mucho correo-basura, es posible que alguno de ellos se pierda,
por lo que si no se recibe respuesta en un plazo breve,
rogamos se insista e incluso se escriba a varias de nuestras cuentas a la vez.