La tragedia de España (I)
El único y premoderno referente identitario
© Juan Fernando Sánchez
www.laexcepcion.com (9 de agosto – 24 de noviembre de 2006, publicado inicialmente en Debate21.com)

Ahora que vuelve el guerracivilismo, es oportuno preguntarse a qué obedece esta secular tendencia española. Lo haremos en términos puramente analíticos.

La identidad española tradicional surge con la Reconquista, y de mala manera (antes no había identidad unitaria en absoluto; incluso, como recuerda el historiador españolista García de Cortázar, la mayoría de los hispanos, hartos del explotador dominio godo, recibieron a los árabes con los brazos abiertos). Pero esa identidad gestada en la lucha contra los árabes nunca deviene unitarismo voluntario –a la manera jacobina, por ejemplo–, sino que cuando llega la unidad siempre es impuesta desde arriba y con las reticencias de amplios sectores de la periferia.

Además en España nunca ocurrió un acontecimiento de ruptura con el pasado, aquí siempre prevaleció la Reacción (recordemos a los regeneracionistas del 98, los penúltimos que intentaron revertir esa tendencia que daría lugar a la II República, y que son el precedente inmediato del pobre Zapatero). Esto nos diferencia de las grandes naciones europeas (Francia, Alemania, Gran Bretaña, Italia), que sí conocieron acontecimientos rupturistas genuinos y perfectamente datables.

De ahí que nuestra izquierda, aunque nunca propiamente “antiespañola”, siempre ha sido algo recelosa de la identidad “españolista”, por verla impregnada de reaccionarismo y carente de un sentido progresista y laico. Eso explica también su apertura al nacionalismo periférico (ya en la I y II repúblicas) y la gran diferencia con la izquierda de Italia (donde la unidad era entendida como una conquista progresista, y estuvo siempre frenada por los Estados Pontificios). [En efecto, a diferencia de la española, la izquierda italiana es unitarista por una razón muy simple: allí la unidad, que no llega hasta el siglo XIX, se consigue a costa de la religión dominante (pasada la mitad de ese siglo, los Estados Pontificios aún tenían una cuarta parte del territorio italiano, y estaban protegidos por Napoleón III). Es decir, el concepto moderno de la identidad italiana es republicano-liberal y con ínfulas laicistas (el “héroe” Garibaldi era un masón miembro de los Carbonari, radicalmente anticlericales). En cambio, en España la unidad se basa en la identidad católica arraigada en la lucha contra el “moro” y contra el “hereje”, identidad que se remonta a una época altomedieval. Es algo tan simple como eso. De ahí que allí la izquierda es incluso más unitarista que la derecha, mientras que aquí ocurre al revés.]

Al no haber triunfado nunca de manera absoluta y duradera ningún movimiento contra la Reacción, se puede afirmar que en España siempre han mandado los mismos. Nada que ver, por ejemplo, con la Revolución Francesa que, a fines del XVIII, pone abrupto fin al Ancien Régime. Como nunca cuajó aquí, al nivel del poder, ninguna corriente alternativa, no hay otro referente identitario español con verdadero arraigo que el de la Reacción. Los demás (desde el regeneracionismo noventayochista, noble y profundo, hasta la mentalidad progre, subproducto necio y superficial de aquél) como mucho se quedaron a medias. Y siempre han sido desdeñados por los españolistas de pro al no tratarse de corrientes autóctonas.

En términos hegelianos, podríamos decir que, a diferencia de otros países (que vivieron históricamente la tríada tesis-antítesis-síntesis) en España no hubo ni hay otra cosa que tesis. La antítesis jamás llegó a hacerse realmente con el poder (a diferencia de la Francia del Terror revolucionario), de manera que nunca hemos disfrutado de los calmos, largos y benéficos períodos que aporta la síntesis (por seguir con el ejemplo, como los que, tras una lenta asimilación de radicalismo y bonapartismo, llegaron en la Francia posrevolucionaria).

Ésa es la tragedia de España: en la etapa actual, de consumación de la historia, a su presidente se le ocurre experimentar con reformas básicas del estado. Pero, a falta de referente identitario para las mismas, es general la sensación de que nos puede estar llevando hacia el abismo. Naturalmente este vértigo lo acusan de manera muy especial los representantes de la Derechosa,1 que se identifican con el único referente identitario de la españolidad histórica. Y que se enfurecen, azuzando a los viejos poderes fácticos…

Conclusión para progres (y otras almas sensibles despistadas o perplejas): o emigrar, o ver cómo la Derechosa se come con patatas bravas, muy bravas, al pobre Zapatero.

  1. El término ‘Derechosa’ no tiene connotaciones despectivas (distanciándose, por ej., de ‘derechona’). Alude a un fenómeno nuevo en la España presente, pero enmarcado en el actual contexto internacional: el de una derecha dura y agresiva que en no pocos aspectos coincide con la clásica extrema derecha aunque sin cuestionar el sistema democrático (ver Los hinchas políticos y el nuevo fascismo y La Brigada Antiprogre). El uso de la mayúscula y el sufijo ‘-osa’ se emplean para destacar que en ese respetable sector político se dan una intensidad y abundancia de derechismo que hasta hace poco eran insólitas en un grado tan masivo.

Para escribir al autor: juanfernandosanchez@laexcepcion.com
© LaExcepción.com

[Página Inicial] | [Presentación] | [Índice General]
[Actualidad] | [Asuntos Contemporáneos] | [Nuestras Claves] | [Reseñas]

copyright LaExcepción.com
correoe-e laexcepcion@laexcepcion.com
Es nuestra intención contestar todos los mensajes recibidos en LaExcepción.com.
Dado que nos llega mucho correo-basura, es posible que alguno de ellos se pierda,
por lo que si no se recibe respuesta en un plazo breve,
rogamos se insista e incluso se escriba a varias de nuestras cuentas a la vez.