[Desde mayo de 2001]
laexcepcion_logo
Portada | Actualidad | Asuntos Contemporaneos | Nuestras Claves | Reseñas

 

Inicio > Asuntos Contemporáneos > Política internacional

Algunas claves sobre el Estado Islámico (I): Introducción
© Guillermo Sánchez
www.laexcepcion.com (12 de septiembre de 2014)

¿Cuál es el origen del Estado Islámico? ¿Quién los promueve, los financia y los dirige?

Estados Unidos vuelve a bombardear abiertamente Irak y Siria, tomando como excusa las terribles masacres realizadas en Irak y Siria (especialmente contra cristianos y otras minorías) por parte del Estado Islámico (EI), organización terrorista también conocida como Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), por ISIS (sus siglas en inglés), o por el acrónico árabe Daesh. A esta misma organización se le atribuyen dos vídeos en los que se muestran las supuestas ejecuciones de dos periodistas estadounidenses.

El apoyo social y político a esta nueva intervención "norteamericana" es muy amplio; pero pocos contextualizan y analizan en profundidad los orígenes de la situación actual. Ofrecemos a continuación unas claves, con las referencias documentales correspondientes.


Cada vez peor desde la intervención de Estados Unidos en la región

Una vez más, Estados Unidos consigue aparecer ante "la comunidad internacional" como la gran solución a los conflictos que nadie quiere afrontar. En este caso, la desinformación y la amnesia generalizadas propician la percepción de que de repente aparece un grupo terrorista, el Estado Islámico, que empieza a perseguir a minorías religiosas, y alguien (quién mejor que EEUU) tiene que frenarlos (ver nuestro artículo ¿Pretende Obama proteger a los cristianos de Irak y Siria?).

Eso mismo se alegó en 2003 para "intervenir" en Irak (con la excusa de unas supuestas "armas de destrucción masiva" que el propio gobierno de Bush posteriormente reconoció que no existían). ¿Cómo ven los iraquíes esta ayuda proporcionada por Estados Unidos? Escuchémoslos, en dos medios del Sistema: «Con Sadam la situación del país era mala, pero los cristianos hemos pasado de mal a peor. En tiempos de la dictadura llorábamos por la libertad, ahora lloramos recordando aquellos años»*, lamenta Kamal Adamat, profesor del árabe iraquí (ABC, 22.6.14). "Los suníes de Irak añoran a Sadam" (El País, 10.7.14).

Entre otras desgracias sobrevenidas al país, la presencia del ejército de Estados Unidos estimuló el desarrollo de las redes de prostitución masiva, una práctica continuada por los grupos yihadistas. Soldados estadounidenses han cometido terribles asesinatos y violaciones entre la población iraquí. «Barack Obama ha conseguido inmunidad para estos soldados sirviéndose de los gobiernos títeres de Irak y de Afganistán, países donde mantendrán a decenas de miles de efectivos» (N. Armanian, Público, 8.7.14; ver también "La situación actual de las mujeres en Siria y en Libia encontraste con su situación anterior", CIAR, 27.12.13).


¿Se había retirado Obama de Irak?

«¿Qué hacen exactamente los 55.000 soldados estadounidenses y un número desconocido de efectivos de la misión de la OTAN que permanecen en Irak, tras el anuncio de la retirada de las tropas estadounidenses en el 2011, en una operación bautizada como 'Nueva Aurora'?» (Nazanín Armanian,Público, 16.6.14).


La falsa guerra entre chiíes y suníes

Otro efecto de estas intervenciones es la profecía autocumplida de la tan exitosa como disparatada y malévola teoría del "choque de civilizaciones" de Samuel Huntington. Ahora todo el mundo cree que chiíes y suníes llevan siglos matándose sin cesar. Pero lo cierto es que «un ciudadano iraquí primero es iraquí, luego árabe, kurdo o turcomano perteneciente a una tribu determinada, y en tercer lugar es suní, chií, ateo, izadí, etcétera. Por esta lógica, es un error considerar a los chiíes iraquíes como "la quinta columna de Irán". Durante la larga guerra irano-iraquí (1980-1988) los soldados de ambos lados de mayoría chií no reparaban de matarse unos a otros» (N. Armanian, Público, 25.6.14)

Según Omar (un ciudadano iraquí), antes de la ocupación estadounidense «aquí no se sabía si había mayoría chií o suní» (El País, 10.7.14). «"Las tensiones confesionales y étnicas más graves de la historia moderna de Irak se han producido tras la ocupación encabezada por Estados Unidos en 2003", ha escrito Sami Ramadani en The Guardian. Este académico afirma que nadie ha aportado pruebas de enfrentamientos significativos entre las distintas comunidades iraquíes antes de esa fecha, salvo un oscuro ataque a los barrios judíos en 1941 que nunca se ha aclarado. […] Los iraquíes insisten en que no hay precedentes de la violencia sectaria que ha estallado desde la intervención de Estados Unidos. El llamado Consejo de Gobierno que se formó al poco de la invasión incluyó a 13 árabes chiíes, 5 árabes suníes, 5 kurdos (mayoritariamente suníes), 1 turcomano y 1 asirio (cristiano). Tal como advirtió en su día el International Crisis Group, era "la primera vez en la historia moderna [de Irak] que la identidad étnica y religiosa se elevaba al rango de principio básico de organización política". Como resultado, se ha fomentado la afiliación política en esa dirección y debilitado a los iraquíes laicos (tanto chiíes como suníes) y a todos aquellos que deseaban un sistema que mitigara esas divisiones, en lugar de exacerbarlas» (El País, 27.7.14).


¿Cómo y cuándo surge el Estado Islámico?

«Como ya se ha documentado ampliamente, los primeros focos del futuro Emirato Islámico se formaron cuando, en su afán por derrocar a Gadafi en 2011, la OTAN financió y armó toda una serie de grupos islamistas definidos como terroristas hasta poco antes de aquel momento. Incluso la propia OTAN expresa ahora, en la Declaración de su cumbre, "una profunda preocupación por la actual violencia en Libia".

»Luego de haber contribuido al derrocamiento de Gadafi, esos grupos se trasladaron a Siria para derrocar a Assad. Es entonces, en 2013, cuando se produce el nacimiento del Emirato Islámico, que recibe financiamiento, armas y facilidades de circulación de parte de los más cercanos aliados de Estados Unidos: Arabia Saudita, Qatar, Kuwait, Turquía y Jordania. Y todo ello responde a un plan seguramente coordinado por la CIA.

»El Emirato Islámico emprende después la ofensiva en Irak, y no por casualidad sino en el preciso momento en que el gobierno de Nuri al-Maliki se distancia de Washington y se acerca cada vez más a China» (M. Dinucci, Red Voltaire, 9.9.14).


¿Quiénes componen las milicias del Estado Islámico?

«El Emirato Islámico juega así un papel totalmente funcional dentro de la estrategia Estados Unidos/OTAN de destrucción de Estados a través de la guerra secreta. Eso no quiere decir que la masa de militantes, provenientes de diferentes países, tenga conciencia de ello. Se trata de una masa muy heterogénea que se compone al mismo tiempo de los combatientes islámicos –formados en medio del drama de la guerra–, de ex militares de la época de Sadam Huseín que lucharon contra los invasores y de muchos otros combatientes cuyas historias están siempre vinculadas a las situaciones trágicas provocadas por la primera guerra del Golfo y por las siguientes, a lo largo de más de 20 años. Y también hay combatientes provenientes de Estados Unidos y de Europa, entre los que también se hallan seguramente agentes secretos especialmente entrenados para este tipo de operaciones» (M. Dinucci, Red Voltaire, 9.9.14).


¿Quién financia y apoya al Estado Islámico?

Según el diario estadounidense The World Tribune, citando una fuente diplomática anónima, el Estado Islámico pidió «misiles antitanques, RPG, equipos de telecomunicaciones y chalecos antibalas a países europeos como Bulgaria, Croacia, Rumania y Ucrania. […] Los servicios de inteligencia de la OTAN facilitaron la entrega de ese armamento afirmando que era una ayuda humanitaria a Siria», aseguró la fuente, que además destaca que Turquía desempeñó un papel crucial en equipar a EI. Es la continuación de la financiación extranjera de los "rebeldes" sirios (Red Voltaire, 2.8.12), y responde al modus operandi clásico de la OTAN desde su fundación (Red Voltaire, 6.12.07). Así lo evidencian fuentes del espionaje "israelí" (ver M. Chossudovsky, Global Research [GR], 5.9.14).

Según el proyecto de presupuesto de Obama para las operaciones diplomáticas y militares en el exterior, se dedicarán 500 millones de dólares para «formar y equipar elementos controlados de la oposición armada siria para ayudar a defender al pueblo sirio, a estabilizar las zonas bajo control de la oposición, facilitar la prestación de servicios esenciales, contrarrestar las amenazas terroristas y favorecer las condiciones de un arreglo negociado». Por presiones de Estados Unidos, «el "Gobierno Provisional" sirio […] ha destituido al general Abdel Ilah al-Bashir, junto con todo su estado mayor. Al no disponer ya de tropas ni de oficiales, la Coalición Nacional de la oposición exterior siria puede tener la certeza de que los 500 millones de dólares prometidos acabarán casi directamente en manos del EIIL» (Th. Meyssan, Red Voltaire, 30.6.14; ver también "El Estado Islámico usa armas de la CIA", RT, 31.8.14). Hay aspectos llamativos, como los convoyes de impecables e idénticos vehículos Toyota con que se exhiben en sus desplazamientos, además del armamento sofisticado que poseen (GR, 7.9.14). Un reportaje de ABC (10.9.14) informa sobre un gran volumen de armas de origen estadounidense en manos del EI, supuestamente porque se lo han arrebatado a las "facciones moderadas" a las que apoyaba Occidente.

El senador republicano estadounidense John McCain visitó Siria en mayo de 2013, donde mantuvo un encuentro con "opositores sirios", supuestamente moderados, pero entre los cuales está probado que había terroristas (ver Th. Meyssan, Red Voltaire, 18.8.14).

El general estadounidense Thomas McInerney reconoció que en ocasiones financiaron a los que él consideraba «gente incorrecta»; según él, hubo una trama que trasladó armas desde Libia a manos del ISIS, «de modo que contribuimos a construir el ISIS» (Infowars, 3.9.14). El congresista estadounidense Dennis Kucinich denuncia el apoyo del gobierno de su país a grupos terroristas en Libia y en Oriente Próximo (GR, 6.9.14).

Según el ex espía Snowden, el Mosad (servicio secreto "israelí") creó el Estado Islámico (RT, 17.7.14).

El prestigioso periodista Seymour Hersh ya explicó en 2007 que el apoyo de Estados Unidos y sus aliados a grupos extremistas estaba generando un "subproducto" de Al Qaeda en la región (New Yorker, 5.3.07; ver también nuestro artículo Verdades y mentiras sobre Siria (II): La guerra de Bush y Obama). Ese "subproducto" es el Estado Islámico.


¿Quién dirige el Estado Islámico?

«Nadie sabe quién es exactamente. El temible jeque Abu Bakr al-Baghdadi, supuesto dirigente de los yihadistas salafistas del ISIS, cubre su rostro con una máscara para ocultar su identidad. […] Bajo su mando, los escuadrones de la muerte de ISIS han ejecutado a cientos de civiles –funcionarios, vendedores de bebidas alcohólicas, intelectuales, docentes, jueces, soldados, miembros de minorías religiosas y muchos otros–, sembrando el terror en una población que ya no sabe hacia dónde huir. ¿Estará este individuo en la lista de personas por "asesinar selectivamente" del presidente Obama o del Mossad?» (N. Armanian, Público, 16.6.14).

James Corbett documenta, a partir de unas contradictorias fuentes oficiales de Estados Unidos, la "curiosa" y oscura trayectoria de Al-Baghdadi, muy similar a la de sus enigmáticos predecesores al frente del ISIS, Abu Musab al-Zarqawi y Abu Omar al-Baghdadi (GR, 7.9.14).


Un perfecto resumen de la situación

Los medios del Sistema difunden masivamente las opiniones de supuestos "expertos" y "observatorios", pero están cerrados al testimonio de la población afectada por las matanzas. La congregación católica de los maristas azules de Alepo (Siria), en un impresionante e imprescindible comunicado, recoge las palabras de un médico sirio, que resumen perfectamente la situación: «Los dirigentes occidentales han calificado de acto bárbaro la decapitación de un periodista americano. ¡Hay que recordarles que esos salvajes, que cometen actos de barbarie en nuestro país, son los mismos que fueron animados, financiados y protegidos por ellos mismos y sus aliados, bajo el pretexto de llevar al pueblo sirio la democracia y la libertad, en el marco de un plan con el romántico nombre de "Primavera Árabe", que había sucedido a las formulaciones precedentes de "Caos constructivo" y de "Nuevo medio oriente"! ¿Esos salvajes, llamados por los occidentales rebeldes o combatientes de la libertad cuando cometen sus crímenes en Siria, no se han transformado súbitamente en bárbaros y terroristas más que cuando algunos de sus efectivos han entrado en Irak?» (Religión Digital, 11.9.14).

En ese comunicado denuncian que «el Vaticano y las instituciones caritativas de la Iglesia, por su parte, piden a los cristianos que no abandonen su tierra, la cuna del cristianismo. ¡¡¡Mientras que sus representantes sobre el terreno distribuyen la ayuda recibida con parsimonia para "responsabilizar" a la gente, para no convertirlos en "asistidos"!!!».


El origen de todo

La vinculación de Estados Unidos con el terrorismo islamista no es nueva: ya desde los años 50 la CIA financió y apoyó a grupos extremistas en contra de regímenes laicos como el de Mossadegh en Irán o el de Nasser en Egipto, a los que contemplaban como amenaza para sus intereses económicos, o como posibles aliados de la URSS. Entrenaron a muyahidines, organizaron golpes de estado y, junto con "Israel", apoyaron a los Hermanos Musulmanes, origen de Hamás y Yihad Islámica (ver P. Martin, "ISIS Atrocities and US Imperialism", GR, 4.9.14).


El papel del Estado de Israel

Como viene comprobándose en la guerra de Siria desde el principio, la intervención de "Israel" está presente en estos grupos terroristas. Fuerzas de seguridad iraquíes encontraron armas de origen israelí que habían dejado en el terreno al retirarse fuerzas del ISIS (Almasalah, 18.6.14).

«Otro misterio: ¿por qué unos islamistas tan poderosos no hicieron nada durante la masacre de gazatíes, por ejemplo? ¿Por qué no abrir un frente contra Israel para restarle fuerza o lanzar una acción de venganza contra sus intereses en cualquier parte del mundo, como se les suele atribuir?» (N. Armanian, Público, 17.8.14).

El propio diario "israelí" Haaretz reconoce que «ningún grupúsculo yihadista que combate al presidente sirio Bashar al Assad ha lanzado nunca un ataque contra Israel», incluido entre esos grupos el Frente al Nusra, que está vinculado a Al Qaeda (citado en Almanar, 2.9.14).

«Los estrategas del Pentágono han conseguido convertir lo que era considerado el principal conflicto de la zona, el árabe-israelí, primero en palestino-israelí, y ahora en el sunnita-chiita. Ésta ha sido la guinda de los éxitos de Tel Aviv, que ha visto cómo su protector americano ha puesto fin a cuatro de los estados árabe-musulmanes: Irak, Sudán, Libia y Siria» (N. Armanian, Público, 22.6.14).


El papel de los kurdos

«En la aplicación de la estrategia de "alianzas periféricas" de Ben-Gurión ─que propone desarrollar uniones con países y pueblos no árabes y/o no musulmanes de Oriente Próximo y África─, el Gobierno israelí ha establecido fuertes vínculos con los kurdos: durante sus levantamientos contra los gobiernos iraquíes de los años 1965-1975, enviándoles instructores y armas, por ejemplo. Luego las actividades culturales de unos 200.000 kurdos judíos iraquíes y decenas de asociaciones kurdo-israelíes, han consolidado estas relaciones, no siempre inocentes. La autonomía kurda iraquí es hoy una base de espionaje israelí en las fronteras de Irán, de Siria y de Bagdad. Una vez independiente, Israel podrá usarlo como plataforma de ataque a Irán».

Pero, aunque Estados Unidos e "Israel" apoyan a los kurdos, no está entre sus planes favorecer la creación de un estado kurdo. «En el mejor de los casos los kurdos mantendrán su estatus actual: un Estado semiindependiente conseguido sin enfrentamientos con otros centros del poder como Bagdad o Teherán. Sin embargo, los kurdos pagarán un precio muy alto por apoderarse de Kirkuk: la seguridad y la paz de las que tanto gozaban hasta entonces» (N. Aramanian, Público, 30.6.14).


El papel de Arabia Saudí

«Washington afirma que la ofensiva del EIIL fue totalmente sorpresiva y que su deseo es ayudar a mantener la integridad territorial de Irak, pero en realidad dirige a los yihadistas por debajo de la mesa y con ayuda de Francia y de Arabia Saudita.

JPEG - 25.4 KB»La fábula del grupúsculo terrorista que conquista en dos días un tercio del territorio de un país tan grande como Irak era tan difícil de tragar que los medios de prensa de la OTAN y del Consejo de Cooperación de Golfo afirman ahora que la población sunnita se ha unido al EIIL. No les importan los 1,2 millones de refugiados sunnitas y cristianos que huyen del avance de los yihadistas si la nueva mentira esconde un poco mejor el hecho de que la invasión se preparó desde Washington.

»Ante ese panorama, Washington considera que ha llegado el momento de remodelar el reino saudita […]. Conscientes de que son el próximo blanco, los Saud han dejado de lado sus rencillas familiares para dedicarse a la defensa de sus intereses comunes. […]

»Desde la verdadera muerte de Osama ben Laden –en 2001–, el príncipe Bandar fue siempre el verdadero jefe del movimiento yihadista internacional. A pesar de ser un verdadero maestro de la guerra secreta, el príncipe Bandar fracasó en sus intentos de derrocar al presidente sirio Bachar al-Assad, protagonizó una grave disputa con Estados Unidos en el momento de la crisis de las armas químicas y fue destituido a pedido del secretario de Estado John Kerry. Su regreso es la principal carta de los Saud: Washington no puede contar con la posibilidad de lanzar los yihadistas al asalto del reino mientras Bandar esté activo» (Th. Meyssan, Red Voltaire, 30.6.14).

* Las negritas de las citas son siempre añadidas.

Para escribir al autor: guillermosanchez@laexcepcion.com
© LaExcepción.com

Ver también: ¿Pretende Obama proteger a los cristianos de Irak y Siria?

Acceder a todos nuestros artículos sobre Oriente Próximo

[Portada] | [Presentación] | [Índice General]
[Actualidad] | [Asuntos Contemporáneos] | [Nuestras Claves] | [Reseñas]

copyright LaExcepción.com
correoe-e laexcepcion@laexcepcion.com
Es nuestra intención contestar todos los mensajes recibidos en LaExcepción.com.
Dado que nos llega mucho correo-basura, es posible que alguno de ellos se pierda,
por lo que si no se recibe respuesta en un plazo breve,
rogamos se insista e incluso se escriba a varias de nuestras cuentas a la vez.